¿Qué son las cryptomonedas?

Vamos a explicar el funcionamiento básico de Bitcoin, que es la primera de todas las cryptomonedas. Todas se basan en el mismo fundamento aunque tienen particularidades.

La primera característica interesante de las monedas virtuales es que no existe una entidad que las gestione. El dinero que utilizamos todos los días está gestionado por los bancos centrales. Ellos tienen la autoridad para generar más. Nosotros guardamos el dinero en bancos y si algún día tenemos algún problema con nuestra cuenta bancaria o nos olvidamos del pin de la tarjeta de crédito, podemos acudir al banco para que nos lo arregle.

Esto es así porque los bancos tienen sus libros de transacciones: saben el dinero de cada uno de nosotros y son los árbitros que reparten el dinero en base a la cantidad de la cuenta de cada uno.

En cryptocurrencies el libro de transacciones es global. Cualquiera puede descargarse y ver el libro de transacciones de todo el mundo. Es más, cualquiera puede tener una copia y formar parte de la red con su propio ordenador para mejorar la red de transacciones.

Para enviar o recibir moneda virtual necesitamos una cartera (wallet). Es totalmente gratuito y anónimo crear una cartera. Existen infinidad de aplicaciones donde podemos crear carteras de Bitcoin, nosotros recomendamos usar Blochckain.

Una cartera de Bitcoin consta de dos partes: una clave pública y una clave privada.

La clave pública permite:

  • Ver el saldo de la cartera
  • Podemos usar esta clave para enviar dinero a esa cartera

Cualquiera puede consultar el saldo de una clave pública, pero no podemos saber quién es el propietario de ese dinero.

La clave privada permite operar con la cartera. Para enviar dinero necesitamos esta clave, sin ella no podemos operar.

La seguridad de todo se basa en que es computacionalmente inviable obtener la clave privada sabiendo la clave pública. Nadie puede saber nuestra clave privada en base a nuestra clave pública.

El problema está en que esa clave privada es una lista de caracteres muy larga. Si la perdemos no podremos operar nunca más con nuestro dinero. Y si nos roban esta clave alguien pude robarnos todo lo que tenemos.

Existen servicios que nos facilitan la vida: con Coinbase podemos crear una cartera donde ellos gestionan nuestra clave privada. Ellos verifican nuestra identidad, y si perdemos nuestra contraseña existen mecanismos para poder acceder a nuestro dinero y operar con él. El riesgo de utilizar un tercero es que alguien les robe o que cierren y se queden con nuestro dinero.

Aún así, por el volumen de dinero que gestionan consideramos que es seguro utilizar un servicio de confianza como Coinbase.

La siguiente característica interesante de Bitcoin es que nadie puede crear más moneda. El número total de Bitcoins que va a haber en el mundo es como máximo 21 millones de monedas. Esto quiere decir que no hay nadie que pueda crear más Bitcoins y diluir su precio. Ahora mismo hay en circulación unos 16 millones de Bitcoins, el resto están todavía pendientes de minar (hablaremos de ello aparte).

El precio del Bitcoin lo determina la oferta y la demanda: si poca gente quiere vender y mucha gente quiere comprar, el precio sube. Si ocurre lo contrario el precio baja. Puesto que la cantidad en circulación es limitada, la previsión es que el precio vaya subiendo escalonadamente a lo largo de los años.

Un Bitcoin es una moneda donde la unidad mínima es el satoshi. Un satoshi es 0.00000001 Bitcoins (8 decimales). No hace falta comprar unidades enteras, podemos comprar la fracción de Bitcoin que queramos.

En el mundo existen miles de cryptomonedas, y cada día se crean más. Cada una tiene sus particularidades, pero todas ellas se basan en Bitcoin. Aun así, Bitcoin es considerado el oro digital: es lo más preciado pero en la práctica no es operable. Enviar Bitcoins a alguien es muy caro (cuesta unos 15 euros independientemente de si enviamos 0.001 o 500 bitcoins) y es lento (actualmente tarda del orden de 1-2 horas en enviarse. Sin embargo es como el oro: a nadie se le ocurre ir a pagar al supermercado con oro pero todo el mundo lo considera un bien preciado. Existen otras monedas con comisiones más bajas y más rápidas que son más útiles para operar el día a día.

 

¿Por dónde empiezo?

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *